Noticias

Áreas silvestres protegidas refuerzan su gestión de residuos sólidos y aguas residuales

Noticias
  • Dentro de los parques nacionales beneficiados están: Manuel Antonio, Carara, Chirripó, Tapantí – Macizo de la Muerte, Guanacaste, Santa Rosa, Barra Honda y Rincón de la Vieja.

En los dos últimos años, diecisiete áreas silvestres protegidas (ASP) recibieron una inversión de $214.000 para elaborar e implementar planes de gestión de residuos sólidos y aguas residuales mediante una alianza público privada entre el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC) y la Asociación Costa Rica por Siempre (ACRXS).

Actividades de educación para sus funcionarios y los visitantes, compra de equipo especializado, construcción de nueva infraestructura y ejecución de campañas de comunicación son parte de las acciones que se ha logrado implementar gracias a los fondos provienen del II Canje de Deuda por Naturaleza entre EE.UU. – C.R. y del Fideicomiso Costa Rica por Siempre.

Para el Sistema Nacional de Áreas de Conservación, la gestión integral de los residuos sólidos y las aguas residuales generadas es un tema prioritario, así como la mitigación de los impactos producidos. Esto es fundamental para contribuir con la conservación y la sostenibilidad de las ASP”, indicó Grettel Vega, Directora Ejecutiva del SINAC.

Es importante abordar integralmente la gestión de los residuos sólidos y de las aguas residuales, por lo que no se trata solo de la parte operativa, sino que se complementa con acciones de educación ambiental, comunicación, infraestructura y equipamiento”, acotó Zdenka Piskulich, Directora Ejecutiva de la ACRXS.

Casos de éxito

En el Refugio Nacional de Vida Silvestre (RNVS) Barra del Colorado se elaboró el Plan de gestión de residuos sólidos y aguas residuales y se realizaron mejoras para evitar el deterioro de los ecosistemas y mantener la salud ambiental. En este lugar se implementó un sistema de potabilización del agua, se hicieron mejoras en la caseta de bombeo, se instaló un tanque de almacenamiento de 5 mil litros, así como equipo hidroneumático, de filtrado y desinfección.

Mediante fondos del II Canje de Deuda por Naturaleza EE.UU. – C.R., se destinaron $51.000 para estas mejoras en el RNVS Barra del Colorado, con el fin de ayudar en la consolidación de esta ASP y ofrecer mayores facilidades a sus funcionarios y visitantes”, indicó Piskulich.

Sistema de potabilización del agua del RNVS Barra del Colorado.

Por otra parte, a finales del 2019, en el Parque Nacional Manuel Antonio se instaló una nueva planta de tratamiento para sustituir el antiguo tanque séptico por un sistema que incluye emisión de alertas a las autoridades cuando se esté alcanzando la capacidad máxima del área protegida. Asimismo, permite la medición constante del consumo de agua que entra y sale de la batería de baños mediante tecnología de bajo impacto. La inversión ascendió a los $40 mil e incluye el mantenimiento de la planta durante 5 años.

Sistema de monitoreo del agua que ingresa y sale de la batería de baños del PN Manuel Antonio.

En otros casos, las mejoras en infraestructura son complementadas con esfuerzos de comunicación para concientizar y guiar a los visitantes. Es el caso del Parque Nacional Carara y la Zona Protectora Cerros de Escazú, lugares en los que se instaló rotulación y se elaboraron libros para las labores de educación ambiental.

Además, se hacen esfuerzos regionales, como el caso del Área de Conservación Guanacaste, donde los parques nacionales Rincón de la Vieja, Guanacaste, Santa Rosa y el RNVS Bahía Junquillal implementaron acciones como el apoyo a la campaña de sensibilización “Huella Verde”, para la cual se adquirieron diferentes equipos especializados, equipo de sonido, un toldo, entre otros.

En el caso de las reservas naturales absolutas Cabo Blanco y Nicolás Wessberg, la implementación incluyó mejoras en tuberías de agua potable, compra de composteras, basureros para separación de residuos, elaboración de folletos para capacitación y realización de campañas de comunicación. En estas ASP la inversión ascendió a 12 millones de colones.

Retos

Un mal manejo de los residuos puede ocasionar problemas de contaminación de nacientes de agua, ríos, suelos; ocasionar daños a los ecosistemas y afectación a la flora y fauna presentes en el lugar.

Los funcionarios de las ASP han venido desarrollando proactivamente iniciativas para atender diferentes problemáticas relacionas a este tema. La elaboración de planes y el apoyo en su implementación permitirá que estas acciones formen parte de un esfuerzo mayor que guíe a todos hacia un mismo objetivo”, agregó Piskulich.

Las ASP se enfrentan al reto de conservar la biodiversidad presente en el lugar, pero también a cómo regular la interacción del ser humano para que no genere impactos negativos. Por ejemplo, en algunas áreas se han colocado contenedores para disponer los residuos, pero en otras se ha tomado la decisión de que los visitantes deben llevarse consigo de vuelta todo lo que ingresaron al área silvestre protegida (empaques de alimentos, botellas, bolsas, entre otros).

Entrada anterior
Nueva alianza para promover liderazgo ambiental en el país
Entrada siguiente
Comunidad caribeña logra disminuir ataques de jaguares al ganado

Related Posts

No se han encontrado resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú