I Canje de Deuda por Naturaleza

El I Canje de Deuda por Naturaleza es un acuerdo mediante el cual, el Gobierno de Estados Unidos de América condona parte de la deuda externa al Gobierno de Costa Rica, a cambio de que este último se comprometa a invertir el monto condonado en un fondo para financiar proyectos de conservación.
«Este Canje se realizó a través del Acuerdo de Conservación de Bosques (FCA por sus siglas en inglés) y gracias a la Ley de Conservación de los Bosques Tropicales (TFCA) del gobierno de los Estados Unidos de América.»

Componentes del Programa:

Objetivo principal: Facilitar la conservación, protección, restauración y uso sostenible de los bosques tropicales de Costa Rica, en seis Áreas Geográficas Priorizadas: Osa, La Amistad, Tortuguero, Maquenque, Área Noreste del Rincón de la Vieja y Nicoya.

Fundadores

A partir del 2017, la Asociación Costa Rica por Siempre se convirtió en el administrador del I Canje de Deuda por Naturaleza entre Estados Unidos y Costa Rica.

Documentos de Referencia

Logros Alcanzados

Fortalecimiento de organizaciones de productores mediante la implementación del pastoreo racional en el marco del NAMA ganadería para mejorar la capacidad productiva y propiciar la conservación de la biodiversidad y conectividad del bosque en áreas silvestres protegidas como medida de mitigación de los efectos COVID-19

El Centro Agrícola Cantonal para el Progreso de Sarapiquí (CACPROSA), ha realizado cinco talleres sobre ganadería regenerativa en donde cerca de 40 personas productoras y sus hijos e hijas se han comprometido a transformar sus fincas por medio de un mejor aprovechamiento de su área de pasturas, conservando sus parches de bosque, sembrando más árboles y protegiendo las fuentes de agua dentro y en los alrededores de los dos Refugios Nacionales de Vida Silvestre Mixtos más grandes del país: Maquenque y Barra del Colorado. Las fincas de las personas participantes aumentarán la efectividad de su producción a la vez que ejecutan prácticas de conservación de suelo, agua, fauna silvestre y humedales, ecosistemas muy comunes y frágiles en la región. A través de este proyecto, finqueros buscan desarrollar un tipo de pastoreo sostenible como alternativa de optimización del manejo de los servicios que brindan los ecosistemas y la rentabilidad de fincas campesinos; así como la vinculación a mercados diferenciados de organizaciones locales como Coopecureña, ASOPRO y CACPROSA.

Mitigación de efectos del COVID-19 y fortalecimiento del Centro de Rescate y Santuario Alturas

Este proyecto propone mejorar la continuidad del Centro de Rescate Animal frente a las condiciones adversas que han provocado las medidas sanitarias para la atención de la pandemia COVID y fortalecerlo para que puedan atender futuras emergencias de diversa índole. El mantenimiento y continuidad de las condiciones veterinarias, de alimentación y calidad de vida a la fauna silvestre atendida es el objetivo de estos esfuerzos. El Centro de Rescate ha logrado asegurar y mantener la calidad de la dieta de los 31 animales residentes del zoo – lógico y de los más de 120 animales que ingresaron al centro de rescate en los últimos tres meses de pandemia. Además, los colaboradores ahora cuentan con instrumentos y herramientas de bioseguridad para el manejo y manipulación directa de los animales. Adicionalmente, ha habido un avance importante en la construcción de nueva infraestructura y remodelación de recintos para mejorar la calidad de vida de los animales residentes con el fin de incrementar el éxito en la liberación de fauna rehabilitada; incluyendo especies marinas. Asimismo, el laboratorio y la clínica del sitio han sido renovados con equipos y materiales de alta tecnología. Hasta el momento, el impacto sobre la atención de los animales residentes ha sido significativo ya que, el centro de rescate, ha logrado mantener los individuos vivos y saludables a la vez que sigue recibiendo más fauna silvestre abandonada o enferma.

Bienestar para la coexistencia: comunidades con jaguares y pumas en los corredores biológicos Rincón-Cacao y Rincón-Rainforest

Confraternidad Guanacasteca lleva trabajando en las comunidades de Dos Ríos, El Gavilán y Buenos Aires , más de 10 años y busca mejorar la coexistencia armoniosa de jaguares, pumas y personas mediante la tolerancia y la prevención activa de conflictos. Esto, mientras se generan beneficios financieros y de bienestar social para que las comunidades asuman el manejo responsable de su fauna silvestre. Así, la organización está logrando que “Amigos de los Felinos” cumpla con las expectativas de convertirse gradualmente en un incentivo para la convivencia humana con felinos y otra fauna silvestre en los alrededores de áreas protegidas y en corredores biológicos del área de estudio. Más de 70 personas de las comunidades de Dos Ríos, El Gavilán y Buenos Aires conforman los equipos locales de monitoreo, emprendimiento y ventas, quienes han recibido herramientas, materiales y capacitaciones presenciales y virtuales. Con más de 20 cámaras trampa colocadas en la periferia de las tres comunidades , se han detectado jaguares, pumas y mucha diversidad a menos de 500 metros de los pueblos. Este material fotográfico es utilizado por 45 mujeres de la zona para la elaboración de artesanías. Entre las adaptaciones al contexto de un año con pandemia, la exhibición móvil de resultados fue extraordinaria por ser clave para la transparencia, motivación y realimentación del proyecto ante 283 personas, donde se priorizaron las comunidades de menor participación en busca de inclusión social. Además, se realizó la solicitud de inscripción de la “Asociación Específica Amigos de Felinos”, ante la Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (DINADECO).

Movimiento guardianes de la naturaleza

La Voz de Guanacaste busca crear una identidad de “guardianes de la naturaleza” al sensibilizar y crear conocimiento, actitudes y destrezas en docentes y escolares en temas ambientales con un enfoque especial en cuencas hidrográficas, corredores biológicos, protección de ecosistemas bosco – sos y conservación de especies objeto de cacería. La Voz de Guanacaste ha incluido 19 centros educativos de Ni – coya, Santa Cruz y Hojancha con un total de 2.242 niñas y niños a través de talleres de educación ambiental, dona – ción de libros, siembra de árboles nativos en los centros educativos, limpieza de ríos y comunidades, compromi – sos por la naturaleza, eco giras, videos interactivos y pre – miación de estudiantes destacados. Asimismo, con este proyecto, la Voz de Guanacaste logró capacitar y premiar a 61 docentes de la zona. La iniciativa logró lanzar una plataforma digital educativa gratuita con la creación de más de 100 lecciones y herramientas interactivas de educación ambiental ligadas a las materias básicas. En tan solo dos años han sido des – cargadas 1.215 lecciones por parte de 351 usuarios de 18 países de Latinoamérica y España. Como parte de los esfuerzos de sostenibilidad, la organización logró firmar un convenio con el Ministerio de Educación Pública (MEP) con el cual se logrará que el material educativo tenga alcance nacional, así como con la Municipalidad de Nicoya para crear una política educativa para el cantón.

CON EL APOYO DE