Primer Canje de Deuda por Naturaleza

A partir del 2017, la Asociación Costa Rica por Siempre se convirtió en el administrador del Primer Canje de Deuda por Naturaleza entre Estados Unidos y Costa Rica.

Website del Programa: www.primercanjedeuda.org

Acerca de

El Primer Canje de Deuda por Naturaleza es un acuerdo mediante el cual, el Gobierno de Estados Unidos de América condona parte de la deuda externa al Gobierno de Costa Rica, a cambio de que este último se comprometa a invertir el monto condonado en un fondo para financiar proyectos de conservación.

Este Canje se realizó a través del Acuerdo de Conservación de Bosques (FCA por sus siglas en inglés) y gracias a la Ley de Conservación de los Bosques Tropicales (TFCA) del gobierno de los Estados Unidos de América.

Objetivo principal: Facilitar la conservación, protección, restauración y uso sostenible de los bosques tropicales de Costa Rica, en seis Áreas Geográficas Priorizadas: Osa, La Amistad, Tortuguero, Maquenque, Área Noreste del Rincón de la Vieja y Nicoya.

Logros alcanzados

Proyectos financiados por el Primer Canje de Deuda por Naturaleza

Algunos ejemplos de logros alcanzados en el periodo 2017-2018

Compromiso comunitario

Fundación Neotrópica y La Voz de Guanacaste sensibilizaron a la población acerca de la importancia de la conservación y los usos sostenibles de la biodiversidad, liderando así una nueva generación de guardianes de la naturaleza en la Península de Osa, Hojancha y Nicoya.

Recurso hídrico y conectividad boscosa 

Comunidades de Pococí y Guácimo, en el Caribe, y de Nicoya, en Guanacaste, han desarrollado acciones para fortalecer las ASADAS y así tener una gestión integral del recurso hídrico, guiadas por el CATIE y Nicoyagua.

Los productores agropecuarios de comunidades vecinas al Parque Internacional La Amistad, PN Chirripó, PN Braulio Carrillo, Refugio Nacional de Vida Silvestre (RNVS) Maquenque, PN Corcovado y PN Diriá mejoraron la conectividad boscosa y sus medios de vida mediante la implementación de mejores prácticas productivas. Esto se alcanzó a través de proyectos liderados por Asociación Ecológica Comunidad de Árboles, FUNDECOR, OET, Aves de Osa, ASOPROLA, UNAFOR y FUNDECODES en temas como usos no maderables del bosque, agroecoturismo, sistemas agroforestales y silvopastoriles, diversificación de cultivos, forestería análoga, protección de zonas ribereñas e instalación de cercas vivas, entre otros.

Mejores prácticas turísticas 

Junto con ASECUSAR, Fundación Neotrópica y ARCA se promovieron mejores prácticas turísticas en las zonas de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad, la Reserva Forestal (RF) Golfo Dulce y PN Tortuguero mediante agro-ecoturismo, capacitación de guías locales, incorporación de nuevas tecnologías y nuevas tendencias de promoción, y mejoras en infraestructura para una experiencia integral de los visitantes.

Capacitación contra Incendios Forestales  

En los sitios de mayor incidencia de incendios del país (Cordillera de Talamanca y la Península de Nicoya), con apoyo de FUNDEPREDI, ASOPROLA, UNAFOR y FUNDECODES, se entregó equipo especializado y se realizaron capacitaciones a 28 bomberos forestales de 6 brigadas para mejorar el combate del fuego.

Patrimonio natural de los costarricenses

Con apoyo de FUNDECOR, se adquirieron dos propiedades en las cercanías del PN Volcán Irazú con el objetivo de integrar 82 hectáreas de páramo de gran representatividad biológica al Patrimonio Natural del Estado. Estos terrenos pertenecen al AC Central del SINAC y fueron identificados como vacío de conservación según el estudio GRUAS II. El páramo enfrenta serias amenazas como cacería, incendios forestales, extracción de plantas, erosión, deslizamientos, deforestación y efectos del cambio climático.

Planes de Adaptación al Cambio Climático 

En alianza con ASOPROLA, FUNDEPREDI, UNAFOR, y FUNDECODES se ejecutaron proyectos enfocados en acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en el sector agropecuario. Algunos ejemplos son la protección de nacientes y quebradas, diversificación de los cultivos en fincas para mitigar los efectos de plagas y enfermedades, el aumento en la cobertura forestal en secciones de fincas para mejorar las condiciones para especies silvestres.

Complementariamente, 14 proyectos incluyeron acciones como la plantación de 10.000 árboles y la recuperación de cobertura forestal en zonas ribereñas con el fin de mejorar la conectividad boscosa en zonas aledañas al Parque Internacional de La Amistad, la Península de Nicoya y las zonas de recarga acuífera de las zonas bajas del Caribe.

Adaptación al Cambio Climático 

A través de alianzas con diferentes organizaciones se impulsó la conservación de zonas de recarga acuífera mediante el fortalecimiento en las capacidades técnicas, financieras y administrativas de más de 20 ASADAS en la Península de Nicoya y los cantones de Guácimo y Pococí:

Efectividad de manejo 

El Área de Conservación Osa ahora cuenta con importantes herramientas tecnológicas, como GPS, impresora tipo plotter, cámaras trampa y collares de GPS para chanchos de monte, que permitirán mejorar decisiones sobre ordenamiento territorial y el monitoreo de especies clave. Estos procesos fueron liderados por MarViva y la Asociación Conservación Osa.

Generación de Oportunidades de Empleo y Emprendimientos Locales 

Bajo el liderazgo de Fundación Neotrópica, FUNDECOR, ASOPROLA, FUNDEPREDI, Bríbripa Kanèblö y FUNDATEC se desarrollaron 28 emprendimientos locales que vendrán a reducir las amenazas a la conservación de la biodiversidad. Los temas de estos emprendimientos incluyen: turismo ecológico, producción agropecuaria sostenible, aprovechamiento forestal, uso etnobotánico de plantas tropicales, cultivos no tradicionales, usos no maderables del bosque y procesamiento de alimentos. Además, FUNDECOR trabajó el desarrollo de estrategias de negocio para productos y servicios elaborados por comunidades dentro del Corredor Biológico San Juan – La Selva.

Monitoreo fuera de las ASP

Los proyectos liderados por ASANA, FUNDEPREDI, Fundación Neotrópica, Asociación Conservación Osa, FUNDECOR, Proyecto Ara y APREFLOFAS – Confraternidad Guanacasteca estuvieron basados en el monitoreo de diferentes especies de fauna. Los esfuerzos para conservar la lapa verde en el Caribe Sur incluyeron la instalación de nidos artificiales, comederos de apoyo, reproducción y liberación de individuos. En la Península de Osa, se utilizó la captura y colocación de collares GPS para conocer los movimientos de los grupos de chanchos de monte. En la Cordillera de Talamanca se realizó análisis genético a las excretas de danta para determinar la salud, la dieta y el parentesco de las especies localizadas en Caribe y en el Pacífico. Finalmente, en la Península de Nicoya se realizó trampeo de abejas, murciélagos y aves para conocer las especies que ayudan a la polinización y la dispersión de semillas.

Comité de Supervisión:
Menú